El fin de una era: Cerró la fábrica que producía las Mielcita y los Naranjú

La Matanza 12 de julio de 2019 Por
Después de 43 años de existencia, la empresa Suschen SA, de La Matanza, confirmó este jueves el fin de sus operaciones, dejando a 105 empleados sin trabajo.
mielcita

La firma Suschen SA, radicada en el partido bonaerense de La Matanza, confirmó este jueves el fin definitivo de sus operaciones, dejando a más de 100 trabajadores sin sus fuentes laborales. La alimenticia producía la conocida marca de golosinas "Mielcita", los jugos "Naranjú", así como también tapas de alfajores, obleas y bizcochitos. Otros productos famosos de la empresa son los alfajores "Cachito", "Suschen" y "Loquillo", los bocaditos "Flecha" y "Girasol".

La planta se ubicaba en la calle Manuel Estrada 295, de la localidad de Rafael Castillo, y hacía 43 años que proveía golosinas a niños y no tan niños. Después de haber atravesado diversas crisis económicas desde su fundación en 1976, no pudo soportar la conjunción de aumento de costos (con facturas de luz y gas que sumaron más de 300 mil pesos), problemas financieros internos y una fuerte caída de ventas. La empresa presentó quiebra y se duda incluso de si se hará cargo de las indemnizaciones correspondientes para los 105 trabajadores despedidos.

José Luis Ledesma, delegado de la planta, explicó: “Ayer nos dijeron 'hasta acá llegamos' y nos anunciaron el cierre de la fábrica Suschen, que produce las mielcitas y otras golosinas. Quedan 105 familias en la calle. No pagan ni las indemnizaciones”.

Y añadió: “Tenemos mayoritariamente trabajadores mujeres, soportes de familia, algunas con hijos discapacitados. Nos echaron, nos ataron las manos para que esto no ocurriera. Por los malos manejos estamos pasando esta triste situación. Hemos acudido a todos los canales de negociación como correspondía, sin sortear nada”.

El delegado aseguró que se trata de una fábrica “muy grande”, pero los dueños “se han ido comiendo el activo fijo por un mal manejo”. “Además tenemos la luz, el gas 'por las nubes', así que el soporte de mucha gente nos ha permitido que pudiéramos trabajar nosotros mismos para ir pagando el gas, la luz y otras cuestiones”, detalló. En los últimos siete meses los trabajadores venían trabajando casi sin cobrar sus sueldos, apostando a la defensa de la fuente laboral, e incluso llegaron a hacerse cargo del pago de algunos servicios.

Los trabajadores y trabajadoras despedidos, que vienen realizando asambleas en la puerta de la fábrica exigiendo respuestas a los dueños de la empresa (Roberto y Maximiliano Duhalde), también piden la inmediata intervención de la Secretaría de Trabajo en el conflicto o la asesoría de especialistas para estudiar la posibilidad de constituirse en cooperativa y mantener en funcionamiento la fuente de trabajo.

Te puede interesar