Avanza en Morón la causa que involucra a Chicho Serna en lavado de dinero narco

Morón El viernes Por
Un testigo arrepentido vinculó al ex futbolista Mauricio “Chicho” Serna con una operación de lavado de dinero impulsada por uno de los sucesores de Pablo Escobar. El futbolista está trabajando en la municipalidad de Morón.
chichoserna

Después de que el capo narco colombiano Pablo Escobar muriera en 1993 otros sectores del narco y de los paramilitares se repartieron su imperio. En nuestro país un testigo arrepentido vinculó al ex futbolista Mauricio “Chicho” Serna con una operación de lavado de dinero impulsada por uno de los sucesores de Escobar.

La oficina Envigado de Medellín fue uno de los centros principales de operaciones del cartel de Escobar, que luego pasó a ser gestionada por Diego Fernández Murillo Bejarano (alias Don Berna) y, luego de su detención en 2007, por Carlos Mario Aguilar (alias Rogelio). Esta semana un arrepentido aportó nuevos elementos en la causa que lleva el juez federal de Morón Néstor Barral, afirmando que Chicho Serna habría sido uno de los testaferros de Aguilar en Argentina.

El testimonio, bajo identidad reservada (Colaborador A), fue tomado por fiscales de la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR) en Estados Unidos. A partir de estas declaraciones, el juez Barral ya procesó por lavado de dinero narco a Serna, al empresario inmobiliario Mateo Corvo Dolcet, a la viuda y al hijo de Pablo Escobar y al colombiano José Byron Piedrahita Ceballos, presunto eje del lavado de 3 millones de dólares y 1.700.000 pesos mediante emprendimientos inmobiliarios y gastronómicos (principalmente en la zona de Pilar) concretados entre 2008 y 2017 a través de Corvo Dolcet.

En este momento hay ocho acusados en la causa. Pero Corvo Dolcet y el resto de los sospechosos aseguran que creían que Piedrahita era un próspero empresario ganadero y no un capo narco. Serna asegura que lo conoció de casualidad en un restaurante cuando se le acercó a pedirle un autógrafo.

Según la investigación las maniobras de lavado comenzaron en 2008, cuando Piedrahita le transfirió a Corvo Dolcet 186.000 dólares una compra de acciones. Luego le entregó dos propiedades que habría obtenido de Serna a través de una venta simulada, las mismas que ahora el Colaborador A asegura que en verdad eran propiedad de Aguilar. El dinero narco también se utilizó para capitalizar a la empresa que gestionaba el famoso Café de los Angelitos.

En 2008 Chicho Serna fue indagado por su presunta vinculación con los dos narcoparamilitares colombianos asesinados en el estacionamiento del Shopping Unicenter, que una de las víctimas había tenido varias reuniones con el futbolista. Ahora, con la declaración del arrepentido, esos vínculos del jugador con sectores del narco parecen volver a manifestarse. Consultado por Clarín, Serna se negó a hacer declaraciones: “No voy a hablar del tema. Gracias por llamarme, pero del caso van a hablar mis abogados”.

La causa, que se suma a la reciente denuncia de jóvenes futbolistas colombianos por presuntas estafas realizadas por el ex jugador de Boca Juniors, puede tener un fuerte impacto político local en Morón ya que Serna viene trabajando en el área de niñez y adolescencia del municipio manejado por Ramiro Tagliaferro.

 

 

Te puede interesar