La corrida cambiaria alimenta la inflación y hace crujir el plan "alivio" del Gobierno

Economía 25 de abril de 2019 Por
La nueva disparada del dólar, que cerró en 46 después de casi tocar los 48 pesos, plantea graves problemas para los planes oficiales de congelamiento de precios y tarifas.
usd

La nueva corrida del dólar, que llevó a la divisa estadounidense a tocar los 48 pesos, superando el techo histórico marcado en diciembre del año pasado, anticipa un nuevo impacto en las mediciones de inflación del mes de mayo y pone en cuestión el “pacto de caballeros” del oficialismo para congelar los precios de algunos productos esenciales hasta fin de año.

La nueva debacle cambiaria, aun año exacto de la que obligó al gobierno de Mauricio Macri a volver al Fondo Monetario Internacional (FMI), se produce en un escenario nacional e internacional muy complicado. A nivel local, mientras en todas las encuestas se fortalecen los proyectos opositores, también crecen las presiones por un recambio en la fórmula del oficialismo hacia las elecciones de octubre, reemplazando a Macri por la gobernadora María Eugenia Vidal. En el ámbito internacional, la desconfianza de los inversores en cuanto a las posibilidades del Gobierno de estabilizar la economía se hace patente con la subida del riesgo país a más de mil puntos, cifra récord desde 2014.

A principios de la semana el dólar estaba en 43 pesos y este jueves cerró por encima de 46 después de haber tocado los 48, gracias a una nueva suba de tasas del Banco Central y a la subasta de otros 30 millones de dólares. En ese escenario, comienzan a crujir las promesas de “congelamiento” anunciadas por el oficialismo hace algunos días, sobre todo en lo que hace a los 64 “productos esenciales” anunciados por el ministro de Producción Dante Sica como un “alivio” para las familias golpeadas por las cifras récord de inflación de más de 4% registradas durante marzo.

Es absolutamente improbable que los productores, que recibirán el impacto de un inmediato aumento de costos por los insumos dolarizados (a lo que debe sumarse el inminente aumento de los combustibles), vayan a sostener los precios acordados por 8 meses más, trabajando a pérdida sólo para cumplir con el “pacto de caballeros” realizado con el Gobierno. En ese marco, tampoco sería extraño que también las empresas gasíferas y eléctricas planteen la necesidad de un nuevo ajuste tarifario en sintonía con la suba de la divisa estadounidense, terminando de destruir las las promesas oficiales.

Ya antes de la disparada del dólar de este jueves eran muchos los economistas que anticipaban una inflación superior al 5% para el mes de abril y de más de 45% para el año (casi el doble del objetivo de 23% planteado por el oficialismo en el Presupuesto 2019). Ahora la proyección de fuerte dinámica inflacionaria se amplía a mayo, mes en el que el nuevo aumento del dólar se trasladará a los precios de productos y servicios.

Pedro Perucca

Sociólogo, periodista, colaborador de varios portales de noticias online, director de Revista Sonámbula, integrante de Proyecto Synco, observatorio de ciencia ficción, tecnologías y futuros.

Te puede interesar