Castelar: Comienzan el juicio por violaciones a los derechos humanos en la Mansión Seré

Locales 08 de abril de 2019 Por
Este martes el Tribunal Oral en lo Criminal Federal 5 de San Martín comenzará a analizar testimonios sobre violaciones de los derechos humanos durante la dictadura militar.
Seré

Este martes el Tribunal Oral en lo Criminal Federal 5 de San Martín comenzará mañana a escuchar los testimonios sobre violaciones de los derechos humanos durante la última dictadura cívico-militar en la causa “Mansión Seré III – Comisaria de Moreno”.

El tribunal formado por los jueces María Claudia Morgese Martin, Alfredo Justo Ruiz Paz y Marcelo Gonzalo DÍaz Cabral lleva la causa en la que están siendo enjuiciados el ex comisario Omar Elisendo Hernández y los ex suboficiales de la Fuerza Aérea Mario Rulli y Julio Flores, acusados de delitos de lesa humanidad contra 70 víctimas. La mansión está ubicada en el predio delimitado por las calles Blas Parera, Bufano, Coronel Casacuberta y Fray Justo Santa María de Oro, en la localidad de Castelar, Partido de Morón.

Rulli, que fue suboficial auxiliar de la Fuerza Aérea, integró la División Inteligencia de la Jefatura de la Brigada Aérea de El Palomar y luego se desempeñó en el centro clandestino de detención, tortura y extermino de Castelar conocido como Mansión Seré. En la casa también cumplió tarea de guardia Julio Narciso Flores, ex cabo primero de la Fuerza Aérea, quien también participó en operativos de secuestro de personas luego trasladadas a ese centro de detención. Ambos están acusados de ser autores inmediatos de los delitos de secuestro e imposición de tormentos. En el caso de Omar Elisendo Hernández, previamente los doctores deberán determinar si está en condiciones de ser juzgado.

La causa investiga los delitos de lesa humanidad cometidos bajo el mando del Primer Cuerpo del Ejército en la Mansión Seré que, según el testimonio de los sobrevivientes, funcionó como centro clandestino de detención entre agosto de 1977 y abril de 1978. Algunos de los testimonios clave para confirmar estos hechos fueron aportados por los ex detenidos-desaparecidos Guillermo Fernández, Claudio Tamburrini, Carlos García y Daniel Enrique Rossomano, quienes el 24 de marzo de 1978 lograron fugarse (en un episodio que luego daría lugar a la película argentina Crónica de una fuga), luego de lo cual los represores incendiaron el edificio para tratar de borrar las pruebas.

La casa fue restaurada y a partir del año 2000 funciona como Casa de la Memoria y la Vida y la Dirección de Derechos Humanos, convirtiéndose en el primer caso en Latinoamérica de recuperación para la memoria histórica de un espacio de estas características.

Te puede interesar